Sindicales

Por Clara Amorin

La información cuantitiva de jornales no trabajados, paros del primer trimestre dan cuenta de una concentración de la conflictividad en el sector público, las condiciones materiales de la pandemia sin duda están incidiendo sobre las posibilidades y capacidades de movilización de los trabajadores privados. Sin duda que sobre ellos pesa mucho la situación en materia de empleo y deterioro de las condiciones de vida; pero sabemos que lo peor de la crisis social y economía todavía no emerge a la superficie. La discusión salarial de los próximos meses dará cuenta del estado de la correlación de fuerzas, de la capacidad de negociación y defensa de conquistas de los trabajadores. Pero no dudamos, que en lo inmediato es explicable que las demostraciones, reivindicaciones y reclamos del sector público sean los más significativos, pero se avecina una ola de luchas, consecuencia de la profundización de la crisis y las esperables respuestas. El movimiento social en general y el sindical en particular, tiene ante sí el gran desafío de canalizar la resistencia, hoy expresada en la campaña de firmas para derogar la Luc, pero que se trasladará a la lucha por el salario, el empleo y que tendrá un capítulo de gran centralidad en la defensa de la seguridad social frente a la embestida conservadora que viene ensolapada en la reforma, de la que la CESS hace parte, con todas las disposiciones referentes a esta temática incluidas en la LUC y que no hacen parte del cuerpo de artículos a plebiscitar. (Ver reportaje a Karina Sosa)

Hacia un nuevo 1° de Mayo

 

Nos encaminamos hacia un nuevo 1° de mayo que en el mundo y en Uruguay estará signado por los tiempos de pandemia, que ponen al descubierto las contradicciones del sistema capitalista, que refuerzan nuestro cuestionamiento al sistema y engrandece la luchas libertarias de los trabajadores y oprimidos por su emancipación. Fecha de conmemoración y lucha, donde se reafirman las bandearas del combate antimperialistas y la causa por la liberación e igualdad de las mujeres, así como de todos los que sufren del prejuicio y  la discriminación, desde un profundo compromiso con el internacionalismo.

El Pit-Cnt anunció los ejes de la movilización: “primero la vida, primero el trabajo”, no habrá acto central ni concentración. pero habrá una gran movilización. Durante toda la jornada del Día Internacional de los Trabajadores y las Trabajadoras, los locales sindicales permanecerán abiertos a los efectos de recibir alimentos no perecederos que serán entregados a la red de ollas populares y  para firmar contra la Luc; también miles de militantes visitarán las casas en los barrios y centros poblados del país, desplegando una potente actividad la recolección de firmas. Asimismo, también las familias que quieran aportar alimentos no perecederos para las ollas podrán hacerlo a través de personas  militantes que visitarán los barrios recolectando firmas. Al mismo tiempo se promoverá que las familias coloquen balconeras, carteles o el símbolo que prefieran para demostrar que allí vive gente trabajadora que se suma a un 1º de Mayo de solidaridad y lucha.

El  movimiento social está llamado a ser el pilar central del movimiento de resistencia a la ofensiva conservadora y como tal se perfila. En estas circunstancias reafirma su clasismo, aglutina a todos los sectores postergados victimas de la política excluyente de las derechas. Por eso renueva su compromiso por derogar la LUC al tiempo que prepara y tensa sus fuerzas para enfrentar la regresiva Reforma de la Seguridad Social, que están cocinando desde los círculos del poder económico y político para atacar la vida de los trabajadores del ayer y del presente.

Claridad, que es parte integrante del movimiento internacional de los trabajadores y del combate de los oprimidos, pronuncia  y lanza un fuerte: Viva el 1° de Mayo

Banca oficial activan clausula de prevención de conflictos

En la banca oficial los trabajadores reclaman y se movilizan. Luego de un paro en abril exigiendo condiciones de seguridad personal y sanitaria en el Brou, ahora el sector puso en juego la cláusula de prevención de conflictos.

Denuncian una situación instalada en toda la banca oficial, y no solo en el BROU, donde identifican un proceso de transformaciones estructurales, que incluye lal reducción de personal, en el marco de un achicamiento de todos los bancos. Quieren que se abra un ámbito para la discusión del ingreso de nuevo personal, al tiempo que reafirman la vigencia plena del Convenio Colectivo en tanto no se firme uno nuevo.

La situación planteada y la movilización que está en marcha da cuenta de las diferencias de orientación sindical y clima de relaciones con los bancos, entre banca oficial y privada, con una serie de contradicciones y tensiones que recorren la vida sindical.

En Canelones Adeom denuncia no cumplimiento del  Convenio Colectivo mientras en Montevideo se firma un nuevo Convenio

 

Caravana de municipales en plaza de Canelones

Los funcionarios de la Intendencia de Canelones se vienen movilizando en contra de la quita de derechos laborales. Les retiran “el pago del 100% cuando están  enfermos, un derecho que está desde antes de la dictadura y no lo retiraron los militares ni el Partido Nacional ni el Partido Colorado, lo viene a retirar una fuerza política como es el Frente Amplio”, afirmó en ‘Mañanas de Radio el Presidente de Adeom-Canelones, Guillermo Aguilar.

Mientras esto se plantea en Canelones, la Intendencia de Montevideo llegó a la firma de un Convenio Colectivo con ADEOM, el sindicato informó que en el marco de la discusión, la Administración puso sobre la mesa todos los números de la Intendencia (cosa que no habían realizados anteriores gobierno) este gesto del gobierno de Carolina Cosse, facilitó las posibilidades de alcanzar el acuerdo. Se trata de una señal de una posible inflexión entre las relaciones (últimamente tensas) entre el sindicato de municipales capitalinos y la Intendencia

Sindicato de DGI denuncia falta de concurso y encargados puestas a dedo

DGI. Foto: Archivo El País.

Las encargaturas hacen parte de un botín para el favoritismo, discrecional y clientelismo practicado por todas las direcciones de la DGI, los trabajadores denuncian que mientras desde el gobierno se dibuja y aplica una política de contención del gasto público  a través del “dedometro” se otorgan salarios de más de $200.000 a funcionarios afines a las jerarquías.

En declaraciones para El País Aidemar González presidente del sindicato de Impositiva declaró “Estas sentencias ya tienen larga data, por lo que la Administración está en un incumplimiento continuo en no recomponer los concursos y en su lugar realiza designaciones de forma discrecional y directa",

AFI explicó en un comunicado que desde el año 2010 la ley 18.719 estableció la obligatoriedad de los concursos en DGI y reglamentó que "las funciones de Encargados de Departamento y de Sección de la Dirección General Impositiva deberán ser provistas mediante concurso de oposición y méritos entre los funcionarios pertenecientes a dicho organismo".

Asimismo recordó que en junio de 2018, luego de un conflicto entre la AFI y la administración donde se denunció nombramientos "a dedo", firmaron un acuerdo en el Ministerio de Trabajo que establecía que en caso de existir una vacante de encargado que no se encuentre en proceso de concurso "la misma puede ser designada en forma interina siempre que se realice el llamado a concurso en un plazo no mayor a 90 días desde su designación". Según González, este acuerdo es incumplido por la DGI.