FUCVAM: Referencia ineludible en la lucha popular de hoy

Escribe Eduardo Aparicio

El papel que tiene FUCVAM en las luchas populares y su involucramiento con las causas justas como genuina expresión de “los de abajo”, son bien conocidos. Los nuevos acontecimientos que se ciernen sobre la realidad política y social del país, no hacen más que confirmarlos y acrecentarlos.

Hoy, la Federación, con una orientación estratégica correcta y una muy acertada táctica, presenta batalla y da respuestas en varios frentes, a saber:  se encolumna tras sus reivindicaciones propias y históricas; es un factor clave y determinante en la recolección de firmas  para derogar 135 artículos de la Luc; se suma decididamente al Movimiento de Defensa de la Seguridad Social, bajo la consigna “APOSTAMOS A FORMAR GRAN FRENTE SOCIAL PARA DAR LA PELEA EN DEFENSA DE LA SEGURIDAD SOCIAL”.

También es bueno señalar y subrayar el gran aporte  a la comprensión de la realidad socio económica  nacional, efectuado por la Federación, con la reciente Edición de “Los de Arriba”, un ineludible estudio sobre la riqueza en Uruguay que todos deberíamos leer, obra colectiva coordinada por Juan Geymonat que permite comprender, dónde está y cómo funciona el poder económico que manda sobre nosotros y hacia el cual debemos apuntar nuestras baterías, para forjar cambios auténticamente transformadores.

Sin cansancio,  prosigue su lucha por la rebaja de intereses en los préstamos, reclama aportar el 2% y no el 5,5% que se  le pretende hacer pagar; 6 mil familias han recurrido ya  al procedimiento de la oblación: depósito de sus cuotas en cuentas especiales con el interés que consideran deben pagar. Denuncia la postergación de los sorteos para adjudicar nuevos préstamos, al tiempo que pone de manifiesto la dilatoria en la escrituración de, por medio de la aportación.préstamos que el Ministerio de Vivienda atribuye a la  falta de recursos. Todo eso sin dejar de bregar por la reconstitución del FONDO NACIONAL DE VIVIENDAS.

Pero por otro lado esta cartera, bajo la batuta de la cabildante Irene Moreira plantea un fideicomiso que  financie las viviendas populares a edificarse por medio de métodos constructivos no convencionales.

El actual gobierno, neoliberal y conservador, lamentablemente para  los afectados, no podrá dar pasos importantes en materia de achicamiento del déficit  habitacional constituido por la falta de más de 60 mil viviendas. Es prisionero de sus dogmas, de la ideología,  esa misma que a pesar de las expresiones discursivas siempre está presente, y es la que dicta la última palabra en materia de orientaciones y medidas gubernamentales. Todo indica que lo presagiado se torna realidad, el cooperativismo de vivienda no está dentro de sus prioridades, que son bien otras. Fucvam y Fecovi siguen exigiendo en materia impositiva un trato igual que el que recibe la promoción privada en materia de exoneración de Iva en los materiales  de construcción.

El dialogo con las autoridades existe, pero  es pobre, la negociación  no está planteada, los oídos  de los jerarcas gubernamentales acusan sordera. El actual gobierno profundiza y le pone su aderezo de clase al ninguneo del cooperativismo. Fenómeno que no es nuevo, -pues aunque no con tanta fuerza- ya estuvo   presente en los gobiernos progresistas  que no hicieron una opción válida por el cooperativismo de vivienda para encarar la problemática sustancial.Hoy  constatamos que se quedaron muy cortos y rezagados, ensayando modalidades muy cuestionables con la Promoción de Viviendas en manos de la promoción privada.

La  cuenta que  ahora se agrega al collar es la disposición  incluida en el proyecto de Rendición de Cuentas, por la cual se afectan fondos del Instituto Nacional de Colonización (proveniente del adicional  en las operaciones de compra venta de campos), para la regularización de asentamientos, estimados en aproximadamente 600, para los cuales se destinarían 20 millones. El reflejo  y la actitud política son claros: no toquemos a los “malla oro”, al agro negocio, al sector exportador (que realizó pingues negocios en tiempo de pandemia), parte de los cuales en el discurrir de los últimos lustros han visto quintuplicarse el valor de la tierra.

Con meridiana claridad, agudeza política y rumbo de clase, Fucvam marcó enérgicamente su postura  sobre este asunto en un comunicado que titulo “Pobres contra pobres”, de la cual transcribimos algunos pasajes: “ A Fucvam le es muy sentida la problemática de miles de orientales que viven en los asentamientos irregulares y entendemos que es fundamental resolverlo”, se aclara en el comunicado. No obstante, se indica que no es “de esta forma” que podría mejorar la situación, ya que este fideicomiso sería “desvestir un santo para mal vestir a otro”.

“Con los aproximadamente 20 millones que se le quitan al Instituto de Colonización, con los perjuicios que ello le generará a dicho organismo, no se puede ni pensar con esa cifra en resolver el tema de los asentamientos irregulares”, apunta Fucvam. En este sentido, la organización expresó que “se sigue insistiendo en recortes al Estado y siguen intactas las grandes fortunas del país”.

Fucvam pide que vaya “a la vivienda lo que es de la vivienda y a los colonos lo que es de los colonos”, y expresa que “para poder resolver el problema habitacional del país, que hoy ronda en las 70 mil unidades habitacionales, hay que reconstruir el Fondo Nacional de Vivienda y afectar al capital”. “No se puede permitir la guerra de pobres contra pobres”.

Tempranamente Fucvam convocó a la intersocial en esta nueva etapa y luego, en el seno de la misma, ha actuado con energía  salvando escollos y retrancas y  movilizando  tras las recolección de firmas. Su estructura, su experiencia y caudal militante han jugado un papel decisivo en este proceso. Visualizó con sagacidad que no solo esta lucha era necesaria, sino que constituía un mecanismo idóneo y trascendente en el desarrollo de un proceso  de acumulación de fuerzas en una etapa de resistencia. Entonces su visión de la naturaleza y proyección de la intersocial y su actuación en la misma,  algo que incluye su interlocución, a través del dialogo con otras expresiones del movimiento popular que han resultado claves para esta patriada que constituye la recolección de firmas, y lo será sin duda  de cara a la consulta popular que la misma abrirá. Los tiempos de pandemia, las restricciones que impone la situación sanitaria, no fueron óbice para movilizar, creando, descubriendo, reflotando metodología de lucha que alimentó la  movilización de masas.

Pero si algo confirman las apuestas de Fucvam es que la lucha se desplaza cada vez desde los ámbitos de la política institucional al terreno de la lucha social, en una faz donde es clara la tendencia a procesos de luchas de clase, abierta, confrontación y radicalización de las luchas, en términos de concepción y método. Todo esto Fucvam lo ha sabido acompañar desde un principio que le es caro: el de la autonomía e independencia, que ha defendido siempre, bajo todos los gobiernos, incluidos los de signos progresistas.

Sin vacilaciones Fucvam, el 19 de junio una vez que recibió en su sede  a la Asociación de Trabajadores de la Seguridad Social y adhirió al movimiento promovido por ésta, comprometiendo su enorme  potencial militante y todos sus medios materiales, en una lucha que constituye otra de las bases de sustentación de la RESISTENCIA a un proyecto regresivo de país, que los sectores conservadores, bajo el paragua de la coalición multicolor y la mayorías en la Comisión de Expertos de la Seguridad Social (CESS) creada en la LUC intenta impulsar, contra una Seguridad Social, pública, no lucrativa, basada en la solidaridad intergeneracional

Gustavo González, lúcido y perspicaz Secretario General de los federados, en recientes declaraciones a CX 36 Radio Centenario se pronuncio sin ambigüedades sobre la reforma de la Seguridad Social : “…No caben dudas que tiene que ser un elemento central, porque esto no va a afectar solamente a los jubilados – insisto- sino a los futuros jubilados, a los trabajadores de hoy. En ese marco se trata de juntar todas las fuerzas posibles para resistir a este embate. Las AFAP hay que liquidarlas.Ese sería el objetivo central.
No se puede privatizar como se ha hecho la seguridad social, este es el elemento central, por otra parte si te pones a pensar lo que nos cuesta la Caja Militar y demás...
Acá se trata de no seguir diciendo ‘gre gre’ para decir Gregorio. Es decir, de una vez por todas hay que asumir que lo que han sido las AFAP y lo que siguen siendo; entonces tienen que estar en el centro del debate, ligado a la reforma de la seguridad social y volver a una seguridad social que defienda a los trabajadores y a las trabajadoras.
Para nosotros es un elemento central dar la pelea por ello.
Nosotros le damos la derecha al sindicato en el sentido de que vanguardice por su conocimiento, por su expertisia en este tema, pero tendremos que abrir todas las cooperativas para este debate, los sindicatos y demás, a los efectos de que la gente tenga claridad frente a lo que se viene”.

De modo que no hay posibilidad de equivocarse a partir de los tres ejes de lucha referidos al inicio de esta nota, Fucvam maneja con destreza, agudeza y pertinencia la brújula orientadora de la lucha popular. Aprendamos de los compañeros, no escatimemos los esfuerzos de solidaridad y apoyo a su combate.