La politica es algo mas que votos

El  pasado 27 de octubre en forma virtual desde Claridad organizamos un panel para analizar el fin de un largo ciclo electoral y la derrota electoral del FA, tuvimos como expositores a Oscar Bottinelli (politólogo) y Victor H Abelando (periodista).

 

Fue una muy sustanciosa actividad, donde se puso de manifiesto la generosidad intelectual y el compromiso de ambos panelistas. En función de ello el encuentro se prolongó de modo ameno y con gran participación y dio lugar a un rico intercambio entre expositores y participantes, que era uno de los objetivos que nos habíamos planteado. Quienes así lo deseen, pueden encontrar la actividad en el canal Youtube de Claridad

__

De modo telegráfico alinearemos los titulares principales de las exposiciones que se dieron.

Bottinelli, explico que  la elección de 2019 pone fin a al cuarto gran ciclo electoral del Uruguay (1958,1966, 2004). destacando que al término de cada uno de ellos, a quienes resultaron perdedores, les costó mucho volver a asomar la cabeza. Notándose siempre entre ellos  grandes dificultades para analizar las causas de las respectivas derrotas. En la última elección se percibe una consolidación del fenómeno del recambio bilógico, ligado a la ruptura de la transmisión intrafamiliar del voto, que afectó seriamente al FA.

Puso el énfasis en el deterioro y pérdida del FA de amplios sectores de las capas medias altas, así como  pérdidas en las clases bajas. El Frente no retuvo y desilusionó   a estos sectores que había sabido conquistar y que fueron sus cartas de triunfo. Además el FA abandonó el análisis de clase, para comprender sus desempeños electorales y niveles de aprobación, adoptando un análisis en base a categorías socio económicas que no es lo mismo. Todo esto significó la ruptura de la tradicional política de alianzas cultivadas a lo largo de muchas décadas por las izquierdas. El frente castigó a gran parte de los sectores medios, estando en su derecho hacerlo, pero no puede, al mismo tiempo, pretender que quienes se sienten castigados lo sigan votando. Su caudal  electoral central siguió estando ubicado entre los trabajadores,

Destacó la variación  consistente en el pasaje de afirmar que pague mas quien tiene más, al que pague mas quien gane mas, 

Desarrollo la relación con el sub proletariado que no es lo mismo que el clásico lumpen proletariado, que en su momento fue captado por el Frente. Estos sectores no lograron salir de las condiciones estructurales de la pobreza, habiendo si mejorado sus ingresos. Clarificando que la  naturaleza de clase social no puede ligarse exclusivamente a los ingresos.

Por su parte  Victor H Abelando, hizo hincapié en las orientaciones económicas y sociales y al modelo de desarrollo como factores que explican el revés electoral del FA. En todo lo cual juega un papel el agotamiento de los ciclos progresistas. Reconociendo que las reformas fueron importantes, pero quedaron atrapadas en los límites de un capitalismo dependiente. Se puede sostener que no se logró modificar la matriz productiva del país. Cuando comenzó a producirse la caída de los precios de los comodites, emergieron con fuerzas los problemas estructurales de la producción agropecuaria.

No corresponde explicar la derrota por la última campaña electoral, hay que remontarse más lejos. Es la economía la que explica en gran medida la pérdida de apoyos y respaldos del FA, a nivel de la capital, el interior y el campo.

Otro elemento a tener en cuenta es la ausencia de una batalla cultural ideológica, algo que fue una constante de todo el ciclo frenteamplista. También hay que mencionar la deriva punitivista en la que cayó para abordar la problemática de la seguridad.

Los avances económicos, sociales, tienen que vincularse a su condición de resultantes de las políticas públicas, al no hacerlo, ellos son atribuidos por sus propios beneficiarios, como consecuencia de sus méritos, esfuerzos, o de la ayuda de dios.

El FA pago un alto tributo a haber quedado subsumido en la gestión y en la defensa de sus realizaciones gubernamentales.

La derrota sufrida, no puede ser atribuida a la incomprensión o a los errores en materia de comunicación.

Si faltaron elementos contundes de convencimiento, que fueran más allá del temor al regreso de las derechas.

El decaimiento de la potencialidad militante se explica por la falta de ideas fuerzas y de un proyecto.