La emergencia es la gente

Por: Gabriel Portillo Ex dirigente de AUTE. Coordinador del Frente Sindical León Duarte. Integrante de la dirección del PVP

El 4 pasado de junio se realizó el paro aprobado por la última mesa representativa del PIT-CNT, realizando una concentración en las inmediaciones del Palacio Legislativo. El estrado se levantó en la intersección de las avenidas del Libertador y de las Leyes, teniendo como principal consigna el rechazo a la Ley de Urgente Consideración (LUC).

Las reivindicaciones para este paro están comprendidas en la plataforma elaborada en común desde la Intersocial además de algunas cuestiones propias como el rechazo a la LUC y la defensa de los salarios y la negociación colectiva.

La plataforma emanada del espacio de la Intersocial consiste, entre otros puntos, en el reclamo de medidas para mantener el empleo; una Renta Transitoria que permita tener un ingreso mínimo; sostén de la vivienda y poder frenar los desalojos tanto de pensiones como sistema de alquileres; diferir el pago de tarifas y pagos financieros; control de precios de la canasta de alimentos y sanitaria; garantizar la higiene en los centros educativos; protección, seguridad e higiene en el transporte público; y medidas para atender la violencia basada en género.

Como ya dijimos, el PIT-CNT mantiene su cuestionamiento a la LUC tanto "en su forma y contenido". Uno de los aspectos centrales de este rechazo es la baja calidad democrática de la discusión parlamentaria que implica una ley que incluye más de 500 artículos y debe ser analizada y aprobada en tiempo exprés. Tiempos que tan solo permitieron 20 minutos de exposición en la comisión a las distintas organizaciones sociales, para analizar y cuestionar la cantidad de artículos problemáticos. Uno de los cuestionamientos específicos en torno la LUC es el que trata sobre el recorte de libertades de movilización y el derecho de huelga. En este sentido la propia

Organización Internacional del Trabajo (OIT) cuestionó la ley en tanto que "le pasa por arriba al derecho de huelga de los trabajadores". Esto es algo central en materia de defensa del derecho a la libertad de manifestación, y en particular es claro que se vincula directamente con el intento de las patronales de debilitar el poder de respuesta de los sindicatos frente a la ofensiva en materia de puestos de trabajo y salario, en una especie de movimiento de pinzas ente el gobierno y las cámaras empresariales.

Todo esto en el marco de una emergencia sanitaria que impide el normal y democrático funcionamiento de los gremios. Sin poder casi movilizarnos. Sin poder convocar a las asambleas generales donde discutir y tomar posiciones que se traduzcan en líneas de acción. Por tanto, estas son limitaciones que reducen la posibilidad de un amplio debate democrático en el conjunto de las bases trabajadoras.

La decisión de este paro tiene una importancia fundamental como inicio para el desarrollo de la lucha como estrategia de organización de la defensa y resistencia que nos permita detener el ajuste estructural del capital contra el trabajo.

Justamente este paro coincide con la votación del articulado en particular en cámara de senadores. Marca una conjunción de organizaciones sociales dispuestas a dar la pelea contra la resignación que pretenden imponer, fruto de una discusión se generó una plataforma que permite que todas las organizaciones se vean reflejadas frente al brutal ajuste que se viene realizando en contra los intereses de los sectores populares, la perspectiva resulta para muchos sectores angustiante, unirnos y organizarnos para luchar es la respuesta que hay que dar. Este paro y la construcción de la Intersocial junto con la plataforma y nuevas medidas de movilización presenciales son los elementos destacados de la acción política del hoy, para empezar a romper con el discurso hegemónico del gobierno y abordar que necesita el país y su gente para conquistar una sociedad solidaria, con justicia social y equidad para todos y todas. Este Paro significo un gran apoyo a las medidas planteadas tanto por el Pit-Cnt como la Intersocial, en el marco además de la discusión de los consejos de salario públicos y privados en defensa de los salarios y el empleo.  El pueblo organizado tomó la Avenida Libertador una multitud de gente, llena de expresiones diversas todas concluyendo que la emergencia es la gente.