FUCVAM en pie de lucha denuncia al Ministerio desde la plaza pública

 

Escribe: Eduardo Aparicio

Cabeza de la marcha del 4.09.2029 Paullier y18 de Julio

EL miércoles 4  se septiembre, nuestra principal avenida, desde Juan Paullier a la Plaza Cagancha,  estuvo surcada por una multitudinaria manifestación de seis cuadras de largo a medida calzada, conformando una columna compacta y ágil, vertebrada en torno a una enorme bandera de la  FUCVAM. 

La justa lucha que mantienen los cooperativistas de la vivienda, ha concitado, desde su inicio, el respaldo de Claridad, pues este medio se identifica con sus reivindicaciones, incuestionables en su legitimidad y oportunidad, que se sintetizan en el reclamo del 2% de interés en el pago de sus préstamos para todas las cooperativas, tal como lo ordena la Ley de 1968;  exoneración del IVA; cartera de tierras y reconstrucción del Fondo Nacional de Vivienda mediante aportes genuinos de asalariados y empresarios. 

Además, la lucha de FUCVAM merece nuestro respaldo por ser una afirmación de la independencia y la autonomía de las organizaciones sociales, frente al poder, el político y otros, en la búsqueda de la construcción de justicia social desde las entrañas de la sociedad. En su combativo y esclarecedor discurso Gustavo González, Secretario General de la Federación, -viejo luchador social y sindicalista- describió el desmán ministerial  “…. Fuimos el 15 de agosto al Ministerio de Vivienda a esperar una respuesta, fuera cual fuere, pero recibimos un desplante, nos dijeron no podían bajar la tasa del interés del 5% al 2%, porque en 6 meses nos vamos. A una organización como FUCVAM, con 50 años de lucha por la vivienda popular y la democracia  junto a la clase obrera, es una falta de respeto que se le diga que no se baja el interés porque se está  yendo el gobierno. No sabemos si se van, no conocemos el resultado electoral, pero si sabemos que va a cobrar el salario hasta el  último día que sea ministra”.

Luego de esta respuesta, que calificaron como desplante, FUCVAM agregó a su plataforma la exigencia de la renuncia de la Ministra. Se sabe que en esferas de gobierno esta medida no cayó bien,  se la considera una bofetada desafiante a un gobierno “amigo”, un gesto desmedido y perjudicial; también se supo que la Ministra habría puesto a disposición su cargo, y que el presidente respaldó su permanencia.

Cuando el “banderazo”-como lo llaman sus organizadores, llegó a Plaza Cagancha,  en torno al monumento se conformó una concentración nutrida que se transformó en un mitin inaugurado con las palabras de González: “Hoy estamos en  la calle, el lugar natural de las organizaciones populares” que los asistentes remataron con el “…se siente, se siente  y el arriba los que luchan”.

Gustavo González haciendo uso de la palabra en Plaza Cagancha el 4.09.2019

La encendida oratoria de González contuvo muchas críticas –que pueden considerarse denuncias- al mencionar las regalías a favor del gran capital a través de los mecanismos de renuncia fiscal. Marcó a fuego la intransigencia y la soberbia de la tecnoburocracia. Explicó cómo Fucvam acudió a la primera reunión de mediación promovida por legisladores oficialistas, bien intencionados preocupados en la búsqueda de  un camino de solución, pero donde lo único que escucharon fue el sonsonete de los subsidios en demasía, a lo que dijo “si el problema es que hay muchos subsidios, nuestra respuesta es que para ningún trabajador es motivo de orgullo estar subsidiado ¡si ganáramos la canasta familia ($ 84.000)!, no necesitaríamos tantos subsidiados, ademas. ¿ saben cuánto cuesta a la rebaja al 2%,? Tan solo el equivalente a 15 viviendas cooperativas”

Las palabras de González sirvieron también para clarificar la actitud frente al gobierno, “…Dicen algunos que le ponemos palos en la rueda a este gobierno, pero en verdad quien le pone esos palos es una ministra intransigente y sus asesores tecnócratas. Algunos estiman que el país tiene un déficit de 60.000 viviendas y algún asesor ministerial ha señalado que en este gobierno se alcanzaron 130.000 soluciones habitacionales, habrían doblado el objetivo, claro que no explicitan que consideran solución habitacional, en su mayoría, cuatro chapas y una pared”.

Pese a esto, justo es señalarlo, añadió a las críticas algunos reconocimientos, señalando dos logros de los gobiernos frenteamplistas: permitir el ingreso al sistema cooperativo sin un piso salarial y el complemento de esta medida que es el subsidio, pero fue enfático en decir que estos avances deben ser complementados con un tercer paso: el 2% de interés  (igualando a todas las cooperativas) y con un cuarto avance consistente en la exoneración del IVA en los materiales de construcción, equiparando a las cooperativas con los empresarios capitalistas del sector de la construcción.

Vista de la columna

Quedó bien resaltada la voluntad de lucha “…Vamos a una Asamblea Nacional, muy importante, se van a arrepentir si no tenemos una respuestas válidas. Tienen que tener claro que ésta organización fue la que se opuso y denunció el  robo del Fondo Nacional de Vivienda (FNV) y para ello marchó a Punta del Este en el 2003 y tuvimos 165 detenidos.  

Todo indica que la voluntad y disposición de lucha de FUCVAM serán decisivas en esta etapa que no admite treguas electorales, ni renunciamientos por afinidades y pertenencias político partidarias.