No te mueras Raúl Fernando que el Frente debe seguir

 

Escribe: Garabed Arakelian

De acuerdo a la versión de Telemundo, el ex vicepresidente Raúl Sendic fue consultado, el pasado 25 de agosto, sobre si cree que José Mujica presentará su candidatura para las próximas elecciones, y respondió que: “A veces le creo y a veces no le creo” y agregó: “Mujica hoy es el candidato del Frente Amplio que tiene mayor respaldo, sin dudas”, y no hubo desmentidos, como tampoco hubo explicación acerca de los fundamentos de afirmación tan audaz.

Raúl Fernando informó en dichas declaraciones que ha tratado de convencerlo para que participe en la competencia electoral, pero que recibió respuesta negativa: “Tengo una relación estrecha con Pepe, pero a mí también me dijo que no, así que vamos a creerle por ahora”, dijo el ex vicepresidente, poniendo en duda la veracidad y la vigencia de las afirmaciones y opiniones del ex senador que, se puede deducir, pueden no ser creíbles y aún así, ser susceptibles de modificación.  

En relación a su propia candidatura al senado, por la lista 711, expresó: “Se ha discutido si me habilitan, si no me habilitan… Voy a hacer lo que el Frente Amplio decida. No me voy a morir tampoco si no puedo ser candidato”, aseguró.

Efectivamente, no tiene razón morir por esa causa y, además, nadie dentro del FA quiere provocar su deceso, aunque son numerosos los que piensan que su presencia en las listas del FA, puede producir estados catalépticos en el seno del  conglomerado frenteamplista. Hay quienes aseguran que, hasta no tener constancia segura de que no será habilitado de manera formal para presentar su candidatura con el lema del FA, no se sentirán seguros, como no lo están ahora, pese a sus declaraciones de prescindencia. Porque, así como él no le da mucho crédito a las respuestas de Mujica, quienes descreen de sus palabras afirman que sus antecedentes habilitan para suponer que, aunque él diga que acatará la decisión del FA, algún operador se encargará de plantear reivindicaciones y argumentar para que esté habilitado.

Los que sacan números, de dudosa consistencia, acerca de cuántos votos acercaría a la cuenta del FA en las próximas elecciones, deberían acompañar ese cálculo estimativo con el de cuántos votos perdería  el FA con su presencia. Entonces se podría ver, si el tema complejo que implica esto se reduce solamente a cálculo numérico.

En la edición N° 2 de “Claridad” -6 de junio de 2018- preguntábamos desde el titular de un artículo: “¿Hasta cuándo con el novelón de Sendic?”y dábamos cuenta del fastidio que ha invadido el ánimo de muchísimos integrantes de las filas frenteamplistas a causa del melodrama que protagoniza y que ahora afortunadamente está acallado, al menos porque él no lo alimenta con apariciones y declaraciones y también,  porque el sistema mediático ya lo cataloga como un cadáver político aunque lo mantiene en el congelador para reanimarlo y utilizarlo, de acuerdo con los intereses que jueguen en perjuicio del proyecto frenteamplista.

Testimonio de este estado de desazón es que ya está circulando, y con muy buen apoyo, una convocatoria firmada por frenteamplistas  que dice así:

“Somos un grupo de militantes frenteamplistas con participación activa en las redes sociales desde hace varios años, en particular Proyecto Miramar y Redes Frenteamplistas. Hemos creído oportuno elevar a su consideración esta sugerencia. La misma intenta preservar la imagen pública de nuestro Frente Amplio y la suya propia mientras continúe en curso el proceso judicial que lamentablemente lo involucra.

No se trata de un impulso al son de la algarabía lamentable de opositores. Es ánimo de aportar coherencia entre nuestro accionar político y los pronunciamientos del FA, nuestro Tribunal de Conducta Política (TCP) y el sentir ya expresado por muchos compañeros frenteamplistas.

La imagen de altos valores éticos del Frente Amplio se sustenta en su propia trayectoria, la de sus militantes y sus dirigentes, constituyendo referencia sólida de confianza, valentía y apego al honor para los frenteamplistas. Algunos de nuestros símbolos más queridos han trascendido las fronteras partidarias, han llegado a ocupar un lugar en el corazón de muchos orientales que nunca han votado por nuestro partido. Entre ellos el más respetado, el entrañable General Seregni es símbolo y ejemplo de coraje, rectitud, entrega y coherencia, incluso fuera del Uruguay.

Es así que hemos decidido tomar la iniciativa de pedir y exhortar a que considere Ud. la conveniencia de suspender el uso de nuestros emblemas y símbolos, locales partidarios y en fin, toda referencia a su membresía o actividad política referida a nuestro Frente, mientras continúen las instancias que la justicia y las leyes habiliten a ejercer en su defensa.

Podemos entender que esta renuncia voluntaria que sugerimos no alcance a su corazón y mantenemos la confianza de siempre en que se haga justicia.

Esperamos que nuestra sugerencia sirva al propósito de nuestro FA.”

“Si escuchas con atención oirás crecer la hierba”, dijo alguien que en este momento  no logro recordar su nombre, pero rescato la frase porque si los dirigentes del FA escucharon el sábado 25, con la atención debida las opiniones de quienes se acercaron para participar de las reuniones de los comités de base acordarán que, en su inmensa mayoría, plantearon quejas y disconformidad mientras reclamaban a la dirigencia del FA retomar el camino inaugural de la decencia y la firmeza política.

La bronca se está incubando y se está perdiendo la actitud receptiva y de confianza, por doble vía: está en duda la capacidad técnica, de gestión y de conducción política  por un lado y el de la honestidad, y el la integridad por otro. Son muchos quienes ya reclaman que además de ser hay que parecer. Se trata de la imagen que la sociedad percibe provocada por  iniciativas que conllevan agresiones al medio ambiente, pérdida de soberanía, desconocimiento de decisiones anteriores y el peligro del fracaso con pérdidas económicas y perjuicios políticos. Iniciativas, se dice, injustificadas, y que solo pueden ser promovidas si las acicatea un afán de lucro o de beneficio que no corresponde. Digámoslo así, de manera cortés.  

Si no se entiende este planteo,  que surge de las bases, no se entiende el enorme significado que tiene la actividad del “Día del Comité”, cuando dejando de lado el fastidio y el desencanto, miles de frenteamplistas concurrieron para reafirmar que son frenteamplistas, que quieren seguir siéndolo, pero sin vergüenza, con  orgullo, para pelear por el cuarto gobierno. La frasecita de “hay que salir a enamorar” no surte efecto ya, y las respuestas que recibe es preferible no publicarlas.

Por otro lado  hay que aclarar que  quienes quieren cambiar al Frente, cambiarlo en su esencia, se van a encontrar con una resistencia feroz, convencida y decidida, como la que se sostuvo frente a la dictadura. Porque no es ese cambio el que se reclama. sino en el estilo de trabajo. Está reclamando dejar la poltrona y salir a la calle junto con los que se movilizan  en la defensa de sus derechos. ¿Que quienes lo hacen, están oponiéndose al gobierno? , pues claro que sí y es el gobierno el que debe rectificar su actuación. Si hay quienes desde lo alto dicen, imitando al emperador francés “el estado soy yo”, es mejor que repasen la historia y tengan en cuenta como terminaron quienes dijeron eso.

En términos electorales el Frente tiene un electorado mayoritario hasta ahora. Pero no se puede caer en el pecado de la  soberbia y suponer quese le tiene asegurado. No solo juega la oposición también las fallas propias lo hacen. Para sacar una pieza, aunque esté  prendida, se requiere sabiduría. Porque, muchas veces se desprende y el pescador se queda sin pez, sin carnada, sin anzuelo y con una sola y triste caña, flácida y final..

No se debería llegar a eso.*