José Nunes (Dirigente PS)

1.- ¿Se puede deducir que ciertas posturas en el FA buscan condicionar a la Intersocial subordinando sus decisiones a los de bancada del FA o a algún sector del mismo en relación al referéndum contra la LUC?

- Sin duda que no todos los sectores que integramos el Frente Amplio tenemos la misma visión de la relación fuerza política y movimiento social, y particularmente de cuál debe ser la actuación de nuestros afiliados que son militantes sociales. No obstante, en esta oportunidad, ha sido el Frente Amplio el que ha seguido el camino de lucha planteado por el movimiento social. Este es, quien resolvió en primera instancia ir a un referéndum para anular parcialmente (o sea algunos artículos) la LUC fue el PIT-CNT, y en conocimiento de esa decisión, el Frente Amplio, que había caracterizado a la LUC como antidemocrática, antipopular, privatizadora y regresiva, entendió que no podía estar ausente de esa batalla y que, más allá de que no todos estaban convencidos de que esa fuera la mejor estrategia para enfrentar el proyecto conservador y reaccionario, debíamos estar junto a nuestros compañeros del movimiento social popular. Luego, cuando se trató de definir cuáles eran los artículos a anular, algunos sectores plantearon que el Frente Amplio no podía acompañar una campaña que incluyera entre los artículos a anular alguno de los que votó afirmativamente en el parlamento, porque eso nos exponía a ser objeto de cuestionamientos desde la derecha por “incoherencia” y debilitaba nuestra campaña.

Yo no diría que haya sectores que tengan como definición general el que el movimiento social debe subordinarse a las decisiones de las bancada del FA, pero si entiendo que el planteo que se hacía implicaba eso y que por lo tanto era inaceptable para el movimiento social y negativa para una estrategia de acumulación de fuerzas hacia la reconformación del bloque popular alternativo. Seguramente subyacen también en esas discrepancias diferencias en cuanto al rol de la acción política desde el parlamento y desde la movilización social y una mirada detenida en la discusión durante el proceso de aprobación de la ley, sin apreciar que estábamos en otro contexto, tanto porque no es lo mismo como nos paramos en uno u otro escenario, como porque la ley ya ha operado y cabe una mirada distinta de algunas de sus normas a partir de su implementación por el Poder Ejecutivo.

2.- ¿Pueden considerarse estas diferencias: elección de la vía corta o larga, los contenidos a impugnar así como la salvaguarda de lo que ya está aprobado como la constatación de las dificultades de vínculo del frenteamplismo con el movimiento social, que aparece en muchos de los aportes autocríticos que están circulando y se han hecho públicos?

- Las diferencias que se dieron en el seno del Frente Amplio al discutirse el tema del referéndum contra la LUC que tu mencionas, a mi juicio, tienen que ver más con la discrepancia primigenia sobre si el referéndum era o no el camino para enfrentar a las políticas del gobierno en este momento. Algunos compañeros, que no estaban de acuerdo con esta estrategia y que no ven que tengamos las fuerzas suficientes para ganar, pensaron una campaña para “minimizar daños”.

           Yo creo que subyace una distinta percepción de la capacidad de movilización del Frente Amplio y del movimiento popular, de la evaluación que hace la gente de la gestión del actual gobierno, y del papel de la movilización y la lucha para forjar una correlación de fuerzas favorable al movimiento popular. Para nosotros si somos capaces de plantear objetivos claros de lucha y de movilización, hay una importantísima capacidad de respuesta, y es desde ese lugar de movilización y lucha desde donde vamos a forjar una correlación de fuerzas favorable a nuestras posiciones.

 3.- ¿Existe sólo pragmatismo en el enfrentamiento con la LUC y sus objetivos o también se vive, consciente o inconscientemente, la tensión entre dos opciones: una estrategia de acumulación electoral y oposición parlamentaria con la mira puesta en la vuelta al gobierno y otra de construcción de un gran movimiento de resistencia al proyecto conservador, en el marco de un proceso de profundización de la lucha de clases simbolizada en el desarrollo y potencialidad de la Intersocial?

 - Sin duda que esa tensión está presente. Yo creo que hay que construir una línea de acción que articule ambas estrategias, porque si la resistencia al proyecto conservador no acumula también para la forja de una alternativa al gobierno que se exprese electoralmente en el 2024 es incompleta. Por otro lado, no se trata de ser oposición y ganar por el desgaste del gobierno, sino de relanzar el programa de transformaciones profundas de nuestra realidad social, económica y política y eso implicará la profundización de la lucha de clases, por lo que la implementación de ese programa no se puede hacer solo desde el aparato del Estado a partir de ganar las elecciones, exige organización y movilización, compromiso y participación de la gente.

4.- ¿Considera necesario, teniendo en cuenta consultas realizadas a la ciudadanía en oportunidades anteriores y el comportamiento de algunos sectores del FA que se oponían a los objetivos buscados, que en ésta ocasión toda la dirección del FA convoque al apoyo y a la recolección de firmas como una de las prioridades políticas de la militancia?

- Creo que debemos sumar todos los apoyos posibles porque la recolección de las firmas del 25% del padrón electoral siempre es una empresa difícil y más aún en el actual contexto, y con un plazo que se ha ido estrechando por el tiempo insumido por la adopción de las definiciones.

            Sin duda que esta campaña será una prioridad política de nuestro despliegue en el territorio y de nuestro diálogo con la ciudadanía. En primer lugar porque necesitamos el mismo para conseguir las firmas necesarias, y en segundo lugar porque nos va a permitir establecer las diferencias entre nuestro modelo y el del gobierno, y a partir de ese debate recuperar el apoyo que perdimos de miles de compatriotas.

           El Frente Amplio adoptó resoluciones por mayoría en algunos temas, pero ha condenado por unanimidad los elementos centrales de la ley y todos los compañeros y compañeras han comprometido su participación en la campaña a partir de lo resuelto orgánicamente, confío en que va a ser así, por que sin duda es muy importante que todos “tiremos juntos del carro” en este momento.