TABARE VÁZQUEZ

En las primeras horas de este 6 de diciembre de 2020 falleció el doctor Tabaré Vázquez. Aunque es escaso el tiempo transcurrido desde ese instante hasta la aparición de estas líneas, se debe admitir que el mismo estuvo colmado de pronunciamientos orales, visuales y escritos, reconociendo y ensalzando las múltiples dimensiones de su persona.

En nuestro juicio el factor preponderante para que su figura resaltara y se proyectara en el futuro, radica en su incursión en el campo de la política.

Varios hechos que marcan etapas en la historia del país lo tuvieron como actor principal,  pero no solo como figura sino como gestor de las mismas demostrando sus dotes de conductor político y hombre de gobierno. Con este marco, su incesante actividad médica, su labor profesional  y académica alcanzó otra proyección, que a su vez repercutió para dar la dimensión del personaje histórico.

No somos proclives al panegírico y menos aun cuando ese aspecto ya ha sido cubierto con creces y excelente nivel. De modo que, sin incursionar en ese campo reconocemos como corresponde su talla de gobernante y dirigente político que ha hecho aportes de valía  a nivel nacional y también en el más acotado pero no menos importante de la actividad partidaria.

Ponemos el énfasis en el reconocimiento de estos valores innegables y en el de las políticas sociales que caracterizaron  sus gobiernos y lo hacemos sin dejar de ser críticos sobre diversos aspectos de su desempeño en el terreno político y profesional pertenecientes al ámbito público.

Su trayectoria se nutre de claros y oscuros, y acerca de ellos hemos  tenido diferencias en el terreno ideológico y político y expuesto nuestras discrepancias.

Formulada la salvedad, que para nosotros  representa un imperativo ético,  nos sumamos a la respetuosa solidaridad con el dolor de sus familiares y amigos. Con la  distancia que otorga el paso del tiempo, y el aporte de nuevas miradas sobre su trayectoria, saldrá a luz la incidencia de  su figura y quehacer en la vida del país.

Los editores de Claridad : Garabed Arakelian y Eduardo Aparicio