‘Confuciones’ de la política

 

Escribe: David Rabinovich  

En un país bien gobernado, debe inspirar vergüenza la pobreza. (Confucio)

Son tiempos políticos sí. Las elecciones son tiempos hasta de política. Épocas confusas en las que ‘No venimos para allá, ni vamos para acá’. Estamos, en esos momentos y en este lugar.

A los seguidores de Confucio no se les llama confundidos, esos son otra cosa. Tampoco es lo mismo antipolítica que antisistema. Los primeros son dueños del voto vergonzante que entroniza los Macri, los Piñera y hasta los Bolsonaros de este mundo. Para decirlo con actualizada corrección ‘les antisistema’ son feministas, ecosocialistas, jóvenes y rebeldes soñadores con mejores mundos.

II

Nada tienen que ver estos antisistema con otros, protagonistas de episodios sangrientos de odio y destrucción. Leo en la prensa del lunes 5 de octubre: “30 personas murieron en Estados Unidos durante el fin de semana debido a la acción de dos atacantes, aparentemente solitarios e independientes entre sí, que dispararon contra multitudes en Texas y Ohio”. Los muertos en El Paso, Texas, fueron 20 y en Dayton, Ohio, otros 10; mientras que en Chicago, Illinois, sólo hubo heridos.

La impactante noticia sacude nuestra sensibilidad, aunque, claro, debemos distinguirla en un inmenso mar de otras tanto o más espantosas que esas. En un mundo de maravillas renovadas asistimos al incomprensible espectáculo de la degradación humana. ¿Te imaginás lo que podría preguntarle Graciela Bianchi al Ministro del interior yanqui o al director del FBI, si fuera diputada allá en el norte? Los cuestionamientos de Javier García a la impericia del gobierno en materia de seguridad ante un episodio como ese que ocurriera en el Montevideo Shopping… ¿Y la cara de Novick cuando se enteró? 

III

El domingo soleado, pero muy frío, no convocó votantes suficientes para la iniciativa contra el reconocimiento a los derechos de las minorías LGTB. Salvo en Rivera. Otro departamento donde hubo una votación alta fue Salto donde el intendente es evangélico y frenteamplista. Confuso ¿no?

IV

¿Es el Frente Amplio una ‘fuerza política’ que ‘nunca se alejó de la gente’? El FA es una parte importante de ese espacio social que llamamos de izquierdas. Aunque como dice en la puerta del manicomio “No son todos los que están, ni están todos los que son.” En cuanto a la mayor o menor cercanía con eso que llamamos ‘la gente’, a comienzos de los 70 estábamos convencidos que ‘la gente’ construía una alternativa cuyas raíces se aferraban a las tradiciones de las luchas obreras, a lo mejor del cristianismo, solidario con el prójimo, al impulso batllista de transformaciones y modernidad, al nacionalismo latinoamericanista y federal… Nos sentimos parte de ese proceso. El Frente se llenaba de gente, era ‘la gente’. ¿Cuando se transforma en ‘fuerza política’ que debe cultivar las cercanías, es que cambia su esencia? ¿Hay que volver a ‘mandar obedeciendo’? (1)

V

Los desafíos electorales de estos confusos tiempos requieren de mantener el voto de los ‘descontentos’ tanto como de ganar a los nuevos votantes. ¿Hay que apuntar al centro? Si la estrategia es ser moderado y centrista ¿quién representa los cambios, las alternativas al sistema? ¿Quién nos representa?

Para sumar ¿primero hay que dividir-se? La bipartición celular es una forma de crecimiento, de reproducción asexuada y por lo tanto aburrida. La fragmentación de los sistemas políticos ¿es alguna suerte de ley inexorable? ¿Es por eso que tenemos un amplio mosaico de oposiciones unidas por el débil hilo de ser ‘anti’, enfrentadas a un Frente cada vez más Amplio donde 40 grupos se disputan un mismo espacio? 

VI

Pepe es hombre de palabra fácil pero discurso complejo. “Y los soldados componen el sector social por el que he luchado toda mi vida. Los soldados no son hijos de papá y de mamá. Los soldados son hijos del pobrerío del Uruguay y vienen de las zonas más subsumidas. No los quiero regalar, así que despacito por las piedras. El factor militar no explica la historia de la humanidad, pero tampoco se entiende la historia humana si no se entiende que ese factor existe y pesa en determinadas circunstancias” Con todo respeto y cariño Pepe: Estás confundido. El factor militar son los oficiales organizados por la Doctrina de la Seguridad Nacional, no la tropa. Eso es gente nomás y no son tuyos ni de nadie

Álvaro García dijo que “los papeles resisten cualquier propuesta, pero la realidad es otra cosa.”  Buen letrista. No se olvida Don García, de apartar promesa fácil y mostrar filosa arista!

Ante los temores Oscar Andrade interpela: “¿Es que no hubo campañas del miedo cuando se votaron las leyes de negociación colectiva y libertades sindicales? ¿Es que no hubo campañas del miedo cuando hicimos la reforma de la salud? ¿Es que alguien piensa que se pueden hacer cambios profundos sin tocar algunos privilegios?” Pidió el Boca “educarnos en que algunos avances se dan con lucha; todo diálogo, toda negociación, ampliemos la base social, construyamos consensos… Pero también, cuando tengamos que elegir, elijamos por los que menos tienen, porque la seña de identidad de la izquierda es esa”.

VII

Dice la Wikipedia que “los confucianos ven el cosmos como algo armónico que regula las estaciones, la vida animal, la vegetal y la humana. Si esta armonía es trastornada, habrá graves consecuencias. Un ejemplo común que utiliza el confucianismo es el del mal gobernante que conduce a su pueblo a la ruina mediante su conducta”. Nada mal. Sobre todo si consideramos que vivió en China hace unos 2.500 años.

 (1) Con fecha veintiséis de febrero de 1994, el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) dio un comunicado que se conoce como mandar obedeciendo, en donde establece sus líneas fundamentales de filosofía política, su concepción del ejercicio del poder y su modo de entender la democracia