Socialistas abaten la paridad: entre iguales no hay conteo por género y las mayorías se forman por capacidad y méritos

Crónica de “el Gara”

Sin debate previo que trascendiera, las mujeres socialistas tomaron la conducción de su Convención Departamental sin dejar resquicio alguno para ser ocupado paritariamente por los masculinos, que arriaron banderas, no se sabe si vencidos o convencidos. Pero la verdad es que, sin alharacas ni alborotos disidentes, las mujeres se instalaron en la conducción y desarrollo de la XVI Convención  Departamental de Montevideo, que se llevó a cabo el pasado domingo 2 de julio y que, en homenaje recordatorio nominaron “Daniel Espósito y Luis Belmúdez”, dos valiosos militantes fallecidos en el último año.  Estos fueron, y merecidamente, los dos únicos varones que, al menos simbólicamente, estuvieron al frente de dicha  Convención. Las cuatro Comisiones de Trabajo que se instalaron también se integraron con el mismo criterio de hegemonía femenina. Y todo fue para bien, pues no tenían que demostrar nada ya, que en la expresión más simple y rudimentaria de la práctica democrática, que es el voto, las mujeres son más en número y pueden imponer, si lo desean, sus puntos de vista. A los varones les queda la posibilidad de pelear por la representación proporcional.

El detalle señalado no llamó la atención para afuera de la organización socialista pues la Convención se desarrolló sin presencia de los medios de comunicación. No hubo difusión anterior ni tampoco posterior. Fue concebido, y así se organizó, para el ámbito interno. “No quisimos aumentar los costos, pues es sabido que andamos cortos de dinero”, fue la explicación que se dio, aunque los temas merecían atención más allá de las filas partidarias. Justificadamente, porque ”Política de Alianzas”, “Propuesta Programática” y “Propuesta Política”, son temas que concitan la interesada curiosidad de las llamadas “organizaciones fraternas” dentro del Frente Amplio y también la de los analistas políticos de todo pelo.

Es válido suponer, de acuerdo a los trascendidos, que en el desarrollo de la Convención no todo fue navegación sobre aguas tranquilas. Las tensiones internas, existen, “afortunadamente”,  según señalaron algunos consultados. Y es lógico que así sea, pues la organización ha mostrado una evidente transformación a partir de los resultados de su reciente elección de autoridades.

En términos generales, a las resoluciones de ésta Convención Departamental que es de Montevideo, se sumarán las de los otros departamentos del país y confluirán en el Comité Central para que éste los procese y ordene como corresponda  a las sensibilidades y miradas de la conducción partidaria.

Con diez horas de funcionamiento el cansancio no logró vencer a los convencionales que, sobre el final abrieron las puertas para que ingresaran los invitados de otras organizaciones frenteamplistas y numerosos socialistas convocados  para escuchar la palabra del Secretario General, el diputado Gonzalo Civila y del candidato a la presidencia de la república que apoya el Partido Socialista, el ingeniero Daniel Martínez. La concurrencia, numerosa, entusiasta y con masiva presencia juvenil acompañó las palabras de ambos, con cánticos y aplausos.