Uruguayos somos todos y todos tenemos derecho a votar

Escribe: Roberto Chiazzaro,  Lic. RRII Representante Nacional, Partido Socialista, Frente Amplio.

Esta es una síntesis, con comentarios marginales, del Informe presentado a la Presidencia del Poder Legislativo por la“Comisión Honoraria para la instrumentación del voto por parte de los ciudadanos uruguayos residentes en el exterior”.

El 17 de agosto fue promulgada la Ley N° 19654, de la cual tuve el honor de haber sido uno de sus impulsores, junto a diputadas del Frente Amplio, un grupo de militantes frenteamplistas y uruguayos/as residentes en el Exterior.

Esta Ley, contó para su aprobación únicamente con el apoyo de legisladores y legisladoras del Frente Amplio(FA) y de Unidad Popular (UP).  Es tal el temor que generó que, en la Cámara de Representantes, los miembros de la oposición, a excepción de Unidad Popular, se retiraron de sala al procederse a su votación. 

¿De qué trata esta Ley? ¿Cuáles son sus objetivos? Esta Ley es, simplemente, un primer paso, el cual siempre es el más importante, en el inicio de una larga marcha, que tiene por objetivo satisfacer el anhelo de los colectivos que vienen trabajando, desde hace mucho tiempo, bregando  para que toda la ciudadanía uruguaya, -mujeres y varones- puedan ejercer su derecho a elegir, sin importar, el lugar donde estén viviendo,  porque el derecho a la participación política es un derecho humano fundamental , cuyo ejercicio, en toda su dimensión, debe ser garantizado por todos los Estados.

La Ley interpreta los Art 77, párrafo 1 y 81 de la Constitución, en el sentido de que “el hecho de residir fuera del país, no obsta al ejercicio  de los derechos y obligaciones inherentes a la ciudadanía”. Demás está decir que dentro de esos derechos está comprendido el derecho a elegir, o sea ejercer el derecho a votar.

El Art. 2° de la mencionada Ley crea una Comisión, de carácter honorario, “con el cometido de elaborar un proyecto de informe normativo, donde se analicen las alternativas jurídicas para la instrumentación del voto por parte de los ciudadanos uruguayos residentes  en el exterior, el cual será remitido al Poder Legislativo para su consideración”.

La Ley previó la integración de la Comisión con delegados/as, o representantes de diferentes organismos estatales, los cuales son de fundamental importancia a los efectos de llevar a cabo la instrumentación del Informe, tales como el Ministerio de RREE y la Corte Electoral, también participaron de ésta Comisión, colectivos de uruguayos residentes en el exterior, el Consejo Consultivo Asesor de Migración y delegados de los Partidos Políticos con representación parlamentaria, ya que el destinatario de este trabajo es el Parlamento.

La Presidencia y coordinación de esta Comisión Honoraria estuvo a cargo del Instituto Nacional de Derechos Humanos y Defensoría del Pueblo,(INDDHH),estando representado por la doctora Mariana Motta. Solo el Frente Amplio y la UP designaron  delegación ante esta Comisión Honoraria, correspondiendo al maestro Gonzalo Abella representar a la UP y a quien escribe estas líneas hacerlo en representación del FA. El Partido Nacional y el Partido Independiente presentaron nota a la Presidencia de la Cámara, manifestando su rechazo a participar en la Comisión, en tanto que, el Partido Colorado no respondió a la convocatoria.

A los efectos de divulgar los contenidos del Informe procesado por la Comisión Honoraria llevaremos a cabo un breve desarrollo  del mismo, al cual  se puede acceder  desde la Página WEB del Parlamento.

El Informe se inicia estableciendo que el derecho a la participación política y en especial el derecho al ejercicio del sufragio por los ciudadanos residentes fuera del país integran la agenda de derechos que debe proteger y garantizar un Estado democrático.

La consagración del derecho al voto desde el extranjero es una tendencia internacional que avanza rápidamente, debido a diversos factores como la expansión de los valores y derechos democráticos, el aumento de las migraciones internacionales y la globalización económica, cultural y política.

Más de las dos terceras partes de la totalidad de países en el mundo permiten que sus ciudadanos en el extranjero estén facultados para votar.  Son cada vez más  excepcionales los países que aún no han garantizado el derecho al voto de sus ciudadanos desde el exterior.

El voto en el extranjero también se ha expandido en América Latina, siendo Colombia y Brasil los pioneros en implementarlo. Uruguay es el único país de América del Sur que no habilita a sus ciudadanos para ejercer el derecho al voto en el exterior.

Hasta 1960, Uruguay era un país en el cual el flujo migratorio era positivo, pero fue a partir de esa década que se va a transformar en un país de emigrantes, factores de índole económica y política -la dictadura- generaron ese flujo. Es a partir del 2010-2011, debido, principalmente, a la crisis financiera que vivieron EEUU y Europa, y al crecimiento económico de nuestro país, que la población uruguaya residente en el exterior comienza a regresar.

Actualmente, es factible constatar la residencia alternada de buena parte de esa población de origen uruguayo entre el país en el que residen y el Uruguay. El último relevamiento realizado por la Dirección General para Asuntos Consulares y Vinculación indica que al año 2018, en el exterior se encontraban residiendo más de 530 mil  personas, aproximadamente, de primera y segunda generación de uruguayos emigrantes.

Son muchos los aportes que llevan a cabo estos compatriotas que residen en el exterior, entre ellos podemos citar el importante flujo turístico : en 2018, 429 mil  uruguayos residentes en el exterior visitaron nuestro país. Son innumerables las donaciones que se han llevado a cabo desde el exterior, dirigidas, fundamentalmente, a los sectores más vulnerables de la sociedad. El envió de remesas de los residentes en el exterior, en el periodo 2014-2017  ascendió a los 388 millones de dólares. (Fuente BCU). Ha sido notorio el envío de partidas de ayuda por parte de los uruguayos residentes en el exterior ante los desastres naturales ocurridos en Dolores, en el año 2016 y las inundaciones que sufrió Uruguay, en el año 2017.

También, debemos destacar la gran cantidad de inversiones y exportaciones logradas gracias al conocimiento, vinculación y experiencia de uruguayos residentes en el exterior. En materia de investigación científica y tecnológica digamos que la gran colaboración y gestión de uruguayos residentes en el exterior logró la concreción del establecimiento del  Centro Uruguay de Imagenología Molecular (CUDIM) y también la concreción del centro de investigación por excelencia, como lo es, el Instituto Pasteur. En este campo debemos destacar, también, el trabajo de la Agencia Nacional de Investigación e Innovación (ANNI), la cual ha aprobado más de 3500 becas,  muchas de ellas en el exterior, y son estos becarios los que han volcado sus conocimientos en la investigación, producto de sus estudios gestados durante su residencia en el exterior. Para finalizar con el tema de los aportes  de los uruguayos residentes en el exterior, digamos que los mismos son embajadores de la cultura nacional.

Para cumplir su cometido legal, la Comisión acudió a diversas fuentes,  con el fin de elaborar el Informe presentado. En primer lugar se realizó el análisis del marco aplicable a la temática de estudio, en segundo lugar, se contó con el informe sobre funcionamiento y estructura que elaboró el Ministerio de Relaciones Exteriores y, en tercer y último término, se recabaron las opiniones de personas especializadas y representantes de otros países que cuentan con el voto en el exterior habilitado. Queremos destacar en forma muy especial la presencia de los siguientes invitados:   

Alba Goycoechea, representante de OIM para Uruguay; politólogo Oscar Botinelli; Cónsul de la República de Chile; Cónsul de la República del Perú; Cónsul de la República Argentina y representantes de la Embajada de la República Italiana. Asimismo, los Cónsules del Reino de España y la República Francesa, remitieron documentación sobre los procesos eleccionarios de sus connacionales desde el exterior.

Producto del estudio y análisis normativo y doctrinario, de la normativa electoral, y de las consultas técnicas y experiencias comparadas en la región y extra región, se pudo arribar a las siguientes consideraciones, para poder desarrollar, el trabajo parlamentario que concluirá con la elaboración de un Proyecto de Ley que habilite el voto de los ciudadanos uruguayos residentes en el exterior.

Debemos destacar que la Comisión consensuó el abordaje del tema sobre las siguientes bases:

-         Voto obligatorio como requisito constitucional y voto presencial de acuerdo a la normativa vigente.

-         Avecinamiento como requisito constitucional con las modificaciones legales vigentes.

-         Tipos de elecciones en que se aplica el voto en el extranjero (niveles de gobierno alcanzado y otras instancias electorales).

Esta Comisión trabajo en base a tres ejes fundamentales:

1) ¿Quiénes podrían votar?

2)  Procedimiento para la emisión del voto.

3)  Niveles de participación electoral.

1) ¿Quiénes podrían votar? Dentro de la casuística de uruguayos residentes en el exterior, relevada y analizada encontramos que quienes calificarían como electores en el extranjero, de acuerdo a la normativa vigente, serían los ciudadanos naturales y legales, que viven en el exterior, tienen Credencial Cívica y están inscriptos en el Registro Cívico . Estos ciudadanos, de acuerdo a la normativa que se dicte, podrían votar en el exterior sin necesidad de trasladarse, por ese motivo, al país.

Por diferentes circunstancias, que se detallan en el Informe, existen ciudadanos uruguayos residentes en el exterior, que no cuentan con Credencial Cívica, por lo cual deben inscribirse o reinscribirse en el Registro Cívico Nacional. A tales efectos, la Comisión sugiere acudir a las Oficinas Consulares de carrera de la República, existentes en los diferentes países, para gestionar las solicitudes de inscripción o reinscripción en el referido Registro. Asimismo funcionarían como centro de entrega de las Credenciales Cívicas que fueran expedidas por la Corte Electoral. La Comisión Honoraria aseveró  lo señalado precedentemente, basándose en el conocimiento del funcionamiento y la infraestructura, con la que cuentan las Oficinas Consulares, que desarrollan tareas similares, brindando múltiples servicios a la ciudadanía residente en el exterior.

La articulación, entre la Corte Electoral y el Ministerio de Relaciones Exteriores, se harían efectivas a través de la celebración de un Convenio, teniendo en cuenta que ya existen acciones de cooperación, en cumplimiento del artículo 7° de la Ley N° 16017. Esta Comisión propone que el inicio de solicitudes de diversos trámites, de competencia de la Corte Electoral, así como el intercambio de información, sea recibido a través de las Oficinas Consulares de la República evitando así  traslados, costosos e incómodos.  

2) Procedimiento para la emisión del voto:La Comisión entendió que la mejor forma de hacer uso del ejercicio del derecho al voto, por parte de los ciudadanos residentes en el exterior, es el denominado “voto a distancia”, es decir, el voto emitido desde el lugar de residencia efectivo y declarado. Este voto a distancia se emitiría en forma presencial y personal, ante las oficinas consulares a cargo de Cónsules de carrera. Las mesas de votación se instalarían en Oficinas Consulares, previéndose la posibilidad de habilitar otros locales que ofrezcan las garantías electorales, en acuerdo con el gobierno del país acreditante.

3) Niveles de participación electoral. Con relación a este tema la Comisión se interiorizó respecto a lo adoptado por otros países, pudiéndose concluir que, en su inmensa mayoría, se habilita la participación electoral de sus ciudadanos en el exterior, para el primer y segundo nivel de Gobierno (Elecciones de Presidente, Vicepresidente y legislativas). Así mismo, muchos Estados prevén la participación en instancias de Plebiscito y Referéndum.

Finalmente la Comisión llevó a cabo las siguientes recomendaciones:

-Progresividad

La Comisión Honoraria consideró este trabajo con un carácter de progresividad, estableciendo las garantías del ejercicio del derecho de sufragio en sus niveles esenciales

-Avecinamiento

La Comisión Honoraria recomendó y sugirió el estudio de una Reforma Constitucional, en relación al requisito del avecinamiento previsto en el Art 74 de la Carta Magna, reglamentado por las leyes N° 16021, N° 18858 y N° 19362.

Esta recomendación y sugerencia se basa en el hecho de que el concepto moderno de ciudadanía ya no reclama un vínculo de radicación territorial, permanente o transitoria, sino que tiene que ver con el sentimiento y vínculo afectivo de pertenencia a una Nación más allá del tiempo y lugar.

-Comisiones Receptoras Especiales

La Comisión entendió oportuno, como mecanismo para implementar las Comisiones Receptoras en las Oficinas Consulares, reinstalar las antiguas Comisiones Receptoras Especiales, que preveía la ley N° 7812 en sus capítulos 9 y 10.

-Registro Único

La Comisión, habiendo recabado información de la legislación comparada, entendió oportuno, conveniente, y necesario, la creación de un Registro Único, de un único documento con múltiples funciones, es decir, para acreditar la identidad y también para habilitar el ejercicio del sufragio. La Corte Electoral tendría a su cargo, como órgano rector de todo el proceso electoral, la superintendencia de los procedimientos, bases de datos, y trámites vinculados a la habilitación del derecho al voto.

 

El derecho fundamental a la participación política de las personas debe alcanzar a todos los ciudadanos, independientemente si viven en el territorio o fuera de él.  Las Declaraciones de Derechos Humanos y Convenciones Internacionales, reconocen el Sufragio Universal igual, libre y secreto, como una parte inalienable de los Derechos Humanos.

La excepcionalidad uruguaya (el no reconocimiento al ejercicio del voto para los ciudadanos uruguayos que no residen en el país), está basada, fundamentalmente, en la creencia por parte de los partidos tradicionales y otros, de que mayoritariamente, los ciudadanos uruguayos residentes en exterior, se inclinan por el voto al Frente Amplio. Este cálculo mezquino, que no cuenta con ningún respaldo estadístico, genera la circunstancia de que en nuestro país se violan sistemáticamente la Constitución de la República y los Derechos Humanos de quienes están impedidos de ejercer su derecho al voto. Asimismo, como resultado de lo expuesto precedentemente, en nuestro país existe, de hecho, en pleno siglo XXI, el Voto Censitario, ya que, solamente, pueden hacer ejercicio de su derecho al voto, aquellos ciudadanos residentes en el exterior que tengan los medios económicos para poder abonar los gastos de traslado al Uruguay, en más de una oportunidad, para poder votar.