Las elecciones celebradas por los socialistas produjeron cambios en el mapa interno de la organización

Por Edmundo Ballesteros

El 24 de marzo tuvieron lugar las elecciones internas en el PS las que hacen parte de los procesos congresuales (49° Congreso Ordinario y 29° Congreso Extraordinario).  Resultó ganadora la corriente autodenominada “removedora”, encabezada por el desafiante Gonzalo Civila (34 años), actual diputado, ex Srio Dptal de Montevideo, animador y referente de Propuesta Socialista -tendencia  que durante 14 años expresó una línea más ligada al socialismo histórico- quien en la ocasión se impuso  por 203 votos sobre la alianza sostén de la actual conducción partidaria, que ha estado en manos de Mónica Xavier. El otro candidato fue  Santiago Soto (32 años), hasta ahora, Secretario General adjunto, sub director de OPP, que presenta un perfil más tecnocrático y neo socialdemócrata. Ambos postulantes están caracterizados por su juventud y por una buena formación. Civila más inmerso en el corpus de ideas del socialismo revolucionario y un destacado desempeño en su primer legislatura; Soto, sosteniendo una sólida formación académica

Si algo caracteriza al PS es la  confección de sus listas en base al pronunciamiento democrático de la base partidaria, así es que, como manda el estatuto, también se votaron los 10 primeros lugares en la lista 90 al senado, siendo la elección una prolongación del Congreso Ordinario. Se impuso por 63 votos Daniel Olesker que encabezará la lista socialista al senado. El candidato tiene una larga trayectoria militante en la izquierda uruguaya y hace años que se sumó a las filas socialistas. El economista, que ahora encabeza de lista puede ser definido como un” intelectual orgánico”, asesor de sindicatos y organizaciones sociales, ha sido el responsable del Instituto Cuesta Duarte del PIT-CNT y consultor histórico de FUCVAM, ocupó responsabilidades en los gobiernos progresistas, entre ellos en el Ministerio de Salud Pública, donde jugó un rol fundamental en la reforma de la salud y en el MIDES, del cual fue ministro

En la lista  para el Senado a Olesker y Xavier, de acuerdo al pronunciamiento democrático, expresado en la elección, lo siguen: Liliana Queijo, Julio Bango, Enzo Malán, Daisy Tourné, Gabriela Barreiro. En febrero el Congreso tomó una decisión sobre alianzas, por la cual se refuerza y potencia la obtención de diputaciones en el interior, dejando en libertad a las departamentales para tejer acuerdos, definición que, de alguna manera puede tener consecuencias a la hora de “sumar”  técnicamente acumulando para el Senado. En las pasadas elecciones el PS obtuvo dos bancas en la Cámara Alta.

En esta oportunidad los comicios no fueron a padrón abierto. Estaban habilitados para votar 2600 afiliados, y eran aquellos que habían participado activamente en los  congresos, asistiendo a las reuniones y estando al día con sus cotizaciones. Sufragaron en todo el país 2276 afiliados. En la contienda se presentaron cinco listas: las 4 y 5, que apoyaron a Civila, obtuvieron 1.023 y 171 votos, respectivamente; mientras que las listas 1, 2 y 3, que respaldaban a Soto, alcanzaron 288, 405 y 298 votos, respectivamente.,

Se eligió el Comité Central que cuenta con 51 miembros electos por votación, el agrupamiento que impulso a Civila obtuvo 29 cargos, en tanto el conglomerado conformado tras Soto 22. Pero cabe señalar que el CC se integra con 19 representante de las departamentales y 1 de la JSU, en esa integración ampliada  del organismo de dirección política, el sector ligado a la actual conducción podría ostentar una leve mayoría, que varios dirigentes consultados estiman no siempre daría lugar a alineamientos mecánicos, es decir que sobre ellos se establecerá una cierta “disputa” y la balanza se inclinaría de acuerdo a las temáticas a resolver.

Un rasgo sobresaliente de todo este proceso ha sido la fuerte participación y presencia de jóvenes en los cuadros dirigentes, se ha producido el inicio de un relevo generacional,  en el nuevo Comité Central habrá 17 militantes que tienen menos de 35 años; Sabido es que en materia de participación femenina desde hace décadas el PS ha hecho punta. Así que hoy se combina fuertemente la  participación de la mujer en la conducción, junto a un núcleo importante de jóvenes.