Un Frente Amplio pujante celebró sus 48 años de existencia con un buen acto de masas en el Parque Rodó pese al “Yo, también soy vos”, una canción de letra anodina que ni siquiera lo menciona

 Por Garabed Arakelian


El Pabellón de la Música, junto al lago del Parque Rodó, fue el escenario elegido para la celebración de los 48 años del Frente Amplio, recordando que en esa misma fecha -05 de febrero- pero del año 1971, se presentó en el Palacio Legislativo el acuerdo que diera origen a la, por entonces, nueva fuerza política. Una numerosísima concurrencia —difícil de estimar por las características del terreno— portando sillas plegables, banderas, estandartes y los infaltables termo y mate, se dio cita, con auténtico espíritu festivo, cantando y bailando al son del nuevo jingle. El público presente cubría un vasto abanico de edades, donde se mezclaba el militante de rostro curtido, el ama de casa de sonrisa cómplice, y los jóvenes y niños, muchos jóvenes y niños, que no paraban de agitar banderas y caderas simultáneamente, en llamativo ejercicio de coordinación motriz.

El acto propició, desde luego, la inauguración de la campaña electoral. Tras el discurso de introducción por parte del Presidente de la coalición, doctor Javier Miranda, hicieron uso de la parte oratoria los cuatro precandidatos a la Presidencia: la ingeniera Carolina Cosse, el economista Mario Bergara, el ingeniero  Daniel Martínez y el dirigente sindical Oscar Andrade, según orden sorteado. El denominador común de los cuatro discursos fue mantener en alto la unidad como herramienta esencial para el combate frontal al neoliberalismo, reivindicar los principios fundamentales del FA evocando a sus fundadores, rememorar el afán innovador que le ha caracterizado y destacar el espíritu pacificador. Se puso énfasis en señalar logros y en reconocer los “debe” en algunas áreas y recordar que el FA, a diferencia de otros partidos, es el que cuenta con un programa común. No faltaron las críticas a la oposición por el rol que están jugando al sembrar pesimismo en la población.

El que quiera hacer comparaciones lo puede hacer, y lo debe hacer sin arrogancia, pero quien se haga el distraído no podrá negar que el Frente continúa liderando el movimiento de masas en el Uruguay.

Por supuesto la oposición, coordinada con  directivas que no parecen surgir de la realidad uruguaya, oculta estas realidades y proyecta sombras de panoramas sombríos y falsos. El ánimo de los frenteamplistas sigue estando firme y entonado, ya que apenas  las direcciones de la coalición abren un hueco por allí se filtra  el espíritu de lucha y firmeza que caracteriza a la organización. En testimonio de ello se incluye aparte una nota de Fernando de León que trasunta con total sinceridad ese espíritu.

Pero, parecería que el problema no está en la masa, en la “gente”, sino en el conjunto de las direcciones sectoriales que juegan cada una de ellas sus particulares campañas sin la debida coordinación y elemental coordinación.

 

Claro ejemplo de esto fue el acto del Parque Rodó pues mientras los candidatos peroraban los logros y las transformaciones, entre orador y orador el jingle no se cansaba de repetir “…yo, también soy vos…” aunque en ningún momento la  letra  menciona al FA.  Y, en general, pese al buen ánimo, esa canción no gusta, no pegan ni la música ni la letra que es anodina y sin fuerza movilizadora; un intento de protocolo de escribanía para testificar identidad. Evidentemente no es eso lo que hace falta. Es bueno corregir deslices.

Si adentro del envase no viene lo que se anuncia eso es algo parecido a un fraude. Y si la canción publicitaria de  la campaña no menciona al partido que se intenta promover y la letra puede servir para cualquier otro partido político evidentemente hay que corregir con urgencia. 

Sin perjuicio de afirmar con satisfacción que la masa frenteamplista marcó presencia en el arranque de la campaña.