De la seguridad a la convivencia

 

Escribe: Álvaro J. Portillo*

El escenario actual

El miedo es uno de los principales motores de la actividad humana. La gestación del miedo está íntimamente vinculada a factores objetivos y subjetivos que en grado distinto operan en el imaginario social.

Las sociedades contemporáneas y la uruguaya en particular están, en el presente, conmocionada por el tema de la seguridad. Un conjunto de circunstancias objetivas que tienen que ver con nuevos comportamientos se suman a un sistemático pregonar desde los medios de comunicación a lo cual también se suma el permanente uso político partidario del tema (“que renuncie Bonomi”). La inseguridad como expresión del miedo ante nuevas patologías sociales se transforma en un instrumento de la acción política de una derecha sin proyecto pero con la obsesión del poder.

Efectivamente en la actualidad han emergido con fuerza creciente un conjunto de comportamientos violentos que desencadenan la conformación de este escenario conmocionado.

Por un lado hay que registrar la presencia altamente perturbadora del narcotráfico. Como es sabido se trata de un proceso sumamente violento que involucra a un numeroso conjunto de personas: los responsables de la producción, la distribución mayorista y la distribución minorista que se constituye en una extendida red en el tejido social, por lo general protagonizada por los propios adictos.

Es este factor algo novedoso en nuestra sociedad, pero lo más complejo es que involucra a muy distintos actores y a su vez se trata de una alternativa de vida, y de muerte, con acceso rápido a importante cantidad de dinero que además se vincula con otro tipo de delitos a los que se asocia, como la vía para el logro del narco tráfico.

Un segundo factor social emergente es la violencia de género. En ello convergen a su vez varias causalidades. Por un lado el mayor empoderamiento de las mujeres producto de los avances emancipatorios con respecto a la histórica desigualdad, ha precipitado una fuerte crisis de la condición masculina que se expresa en violencia física o simbólica hacia la mujer. A ello hay que agregar que la sociedad ha asumido conciencia de ello y por lo tanto hoy la violencia de género se hace mucho más visible y objeto de repudio.

En tercer término es factible señalar los tradicionales y conocidos factores de la criminalidad entre los que destacan el ataque a la propiedad privada u otro tipo de acciones delictivas personales.

Este cuadro es el que  ofrece el disparador de las cifras delictivas y en consecuencia lo que alimenta la sensación negativa de inseguridad.

La significación de todo ello visto en términos comparativos nos sitúa como país en un buen posicionamiento en comparación con la región latinoamericana, pero muy por debajo de los países denominados desarrollados. He ahí el vaso medio vacío y medio lleno.

Más allá de magnificar el fenómeno o de tratar de negarlo, de lo que se trata es de intentar comprenderlo para su erradicación. Queda absolutamente claro, que la sociedad uruguaya no estaba preparada para enfrentar las negativas consecuencias de este escenario por lo tanto se trata de encarar una estrategia al respecto.

Situados en este punto la experiencia reciente indica varios rumbos anotados claramente inconducentes. Uno de ellos es el clamor represivo en cuanto a incrementar penas, crear nuevos delitos, involucrar a las fuerzas armadas en la lucha contra el crimen, cadena perpetua, etc. La experiencia indica que este camino además de ser poco respetuoso de la condición humana se ha demostrado  ineficaz.

En el otro extremo con frecuencia se escucha una perspectiva enfáticamente garantista que solamente le preocupa el efectivo funcionamiento de los derechos sin advertir los peligros que ello implica si es la única forma de encarar el tema. Complementariamente  se suele  justificar a esta nueva realidad en la estructura social existente la que es atravesada por desigualdades inaceptables que conducen a los comportamientos delictivos.

En  todos estos razonamientos se esconde un componente de acierto pero en su abordaje aislado se transforman en totalmente ineficaces como respuestas exitosas en el tema.

. Los componentes de una estrategia integral

Un problema tan acuciante y en el que con frecuencia lo que está en riesgo es la propia vida no puede tener un abordaje único. Se trata de conformar una estrategia integral que sepa combinar un conjunto de intervenciones que pueda encarar adecuadamente la prevención, la disuasión y la represión de todos los comportamientos delictivos.

Esa estrategia debe de incorporar cuando menos los siguientes factores.

  1. La adecuación,  reestructura mediante, de los distintos cuerpos represivos del Estado para convertirlos en útiles para la nueva función. Política de reclutamiento del personal, características de la formación profesional, armamento adecuado, organización operativa, inteligencia aplicada, tecnología, entre otros.

La vieja policía conocida por la sociedad uruguaya no se corresponde con esta nueva realidad, y además enfrenta el reto de ganarse la confianza del común de la gente luego de lo que fuera el triste papel represor que jugara en la época de la dictadura.

  1. Reformulación de la propia administración de justicia tanto en lo referido a la tipificación de los delitos como al abordaje de los procedimientos penales para su investigación y sanción.

Hay aquí una tarea de adecuación de marcos normativos, pero también de mentalizar a los principales protagonistas de la administración de justicia en las nuevas características de la delincuencia conjuntamente con los distintos procedimientos que ello implica. Adicionalmente es indispensable una aceitada coordinación entre jueces, fiscales y policías que permitan actuar sincronizadamente.

  1. El contexto social. En esto lo que en primer término surge es la necesidad de mejorar el acceso al empleo y las características de este. En el presente el desempleo   en Uruguay es comparativamente bajo pero coexiste con una voluminosa cantidad de empleos de muy baja calidad.

Complementariamente las políticas sociales pueden y deben jugar un papel crucial a nivel del territorio. Educación, salud, vivienda, cultura y recreación, son ineludibles para comenzar a consolidar escenarios locales alternativos al horizonte delictivo.

  1. La rehabilitación. Es este un factor clave que apunta a eliminar la reincidencia. La ineficacia actual del encierro lo convierte en un paréntesis en la trayectoria delictiva.

En el sistema penal uruguayo el fundamento de la pérdida de libertad conjuga un componente reparatorio con una apuesta por la rehabilitación. El delincuente no va a la cárcel solamente para “pagar por el daño realizado”, se trata de reinsertarlo social y culturalmente con los valores adecuados.

Esta filosofía implica que por un lado es indispensable sacar de  circulación a aquellas personas con comportamientos violentos y antisociales pero con el objeto de recuperarlos como seres humanos socialmente integrados.

Esto supone un difícil equilibrio entre la protección de la sociedad aislando a quienes atentan contra ella, pero implementando un riguroso proceso de rehabilitación que aliente a la resiliencia de los delincuentes.

Cárceles con mucho trabajo y estudio y otros abordajes sicológicos necesarios componen los sustancial de un encierro rehabilitador.

  1. Participación social. La sociedad no puede ser un espectador en el abordaje de la violencia criminal. Es indispensable la conformación de espacios de encuentro entre la comunidad a escala barrial con todas las instancias estatales que operen, por ejemplo: la policía local, el gobierno local, las entidades responsables de los distintos programas sociales (MSP, MEC, MIDES, INAU). En estos espacios de diálogo y encuentro también tienen que estar los fiscales, representantes del Ministerio Público que en la actualidad con el nuevo código de procedimiento penal cumplen una función muy relevante en la investigación de los delitos.

El diálogo permanente entre la comunidad y las distintas expresiones del Estado, muy especialmente la policía, son fundamentales para construir confianza mutua. Con ello es posible comprender mejor por parte de los servicios de seguridad las realidades locales y barriales de la delincuencia y sobre todo escuchar los reclamos y opiniones de la comunidad.

Ello no es extrapolable a todos lados. Cada comunidad es una realidad concreta que debe ser conocida para la identificación de las mejores respuestas a nivel de los programas sociales, de la disuasión y de la represión.

  1. La batalla por la opinión pública. Todo lo anterior no sirve de mucho si no se toma conciencia de las grandes patologías sociales y culturales que caracterizan a la cultura hegemónica del capitalismo contemporáneo.

Las adicciones, el consumo irrefrenable, el dinero como medida de la esencia humana, el egoísmo y el individualismo, el placer inmediato como proyecto de vida, son algunos de los alicientes más fuertes que están operando en la promoción a la delincuencia.

Señalarlos  y convocar a la  discusión colectiva para poder ir imaginando y conformando una convivencia distinta que celebre la vida en lugar de arriesgarla por un puñado de dinero es una tarea ineludible.

Muchas de las cosas aquí mencionadas se están realizando, con diversos niveles de avance. La derecha política solamente reclama castigos y represión, jugando muchas veces con el dolor de las víctimas y su deseo de justicia y reparación.

Tal vez una de las cosas que está más atrasadas en la temática es la participación social y su involucramiento concreto. Ha habido intentos  pero que no se han sostenido. Mientras ello no ocurra la acción estatal además de descoordinada continuará dando respuestas a ciegas  con una débil influencia en la prevención y disuasión.

 

 * Dr. en sociología y abogado Prof Catedrático de Sociología Urbana en la Facultad de Arquitectura UDELAR. Miembro del MAS e integrante del Área Programática del Frente Amplio