La autocrítica como imposibilidad

Por Hoenir Sarthou Desde que el Frente Amplio perdió las elecciones en noviembre, una palabra LEER MAS

“Se acabó el recreo”, sentenció Manini

Por : Jorge Zabalza País de los amortiguadores, de instituciones políticas para atemperar las consecuencias sociales LEER MAS

Esto sigue porque la historia es un río que fluye

Por: Pedro Balbi Estudiar a fondo una derrota -recuérdense “Las enseñanzas de la insurrección de LEER MAS
  • 1
  • 1

Los dichos de Mujica son propios de un lenguaraz y no ayudan a encontrar el trillo de la izquierda

Por Edmundo Ballesteros Las festividades “findeañeras” y postelectorales estuvieron marcadas, entre otras cosas, con los dichos de José Mujica, en LEER MAS

Wilson: bitácora de una vida que se niega a morir

Roberto Saban, para el programa “De fogón en fogón”, de Buenos Aires, hace una entrevista telefónica a Jair Krischke. a LEER MAS

El precio de la necesidad: PIT-CNT acepta contrato con UPM

Por Garabed Arakelian Luego de sortear durante largo tiempo el compromiso de tomar posición definitiva sobre el tema UPM2, la LEER MAS
  • 1

Telegramas Nro. 30

  • 1

 

Escribe : Garabed Arakelian

Los anglo-sajones  bautizaron catch all party a ese tipo de organización política que no hace cuestión con la ideología –aunque la tenga- y es propenso a admitir en su seno todo tipo de personas y grupos. Su aparición y formación es resultado de una metodología que consiste en la sumatoria de intereses diversos, no siempre convergentes. En esos partidos, como suele decirse en términos comunes hay, “de todo como en botica”.

Pero no solo es la acumulación lo que importa: también tiene su importancia el cómo y el qué, ya que no es lo mismo pescar con caña que con red. Puede provocar desengaño ver la red colmada y comprobar que en ese arrastre masivo vienen especies que perjudican lo que ya se tiene y que en la suma degradan la calidad del lote.

Para  esos requerimientos a veces acomoda mejor un término de estas latitudes, mezcla de cocoliche y lunfardo con toque español: chapatuti. Porque “chapar” era, allá por los sesenta, comprobar hasta el límite permisible la fusión de los cuerpo al compás de una música cualquiera que solo servía de excusa para lo otro: chapar, que era agarrar, tomar, apretar. 

Chapatuti denomina entonces, tanto al individuo como a la acción. Y esto viene a cuento porque el Frente Amplio ha incorporado esa metodología cuya ausencia era parte de su identidad. Ahora, “como en un mismo lodo, todos revolcaos”, también para el Frente “si suma todo sirve  y viene bien”, sea lo que sea, pues lo importante es chapar. Y ya se pueden sacar cuentas de esos procederes y sus resultados. 

Sin pretensiones exclusivistas, pero con algo de sentido común, se vislumbra que la política de chapatuti no siempre logra cantidad en proporciones satisfactorias que justifiquen los riesgos del “meter todo en la bolsa”  y que, en cambio, siempre incorpora cuerpos extraños, posible portadores de elementos disonantes, que en algún momento expresarán su disonancia, no solo con sonidos y ruidos extemporáneos sino lastimando y vejando con actitudes y posiciones negativas la tan proclamada unidad de la que se vanagloria el Frente Amplio.  

El método del “agarratuti” no es lo adecuado para el Frente, y si se adopta debe ser resultado de consulta, diálogo y acuerdo. Porque en un sistema de condominio como lo es el Frente, todos tienen derechos a contemplar, conservar y consolidar. Y como es lógico pensar que nadie ingresa al Frente para perder, se deben tener en cuenta los intereses en juego. Entre ellos hay antecedentes, historial y perfil propio, algo que no se mide solo en votos. Y como algunos piensan que entre los elementos que se pueden perder están las señas de identidad que se considera importante por parte de algunos que quieren conservarlo en tanto otros están en la etapa creativa  de su perfil, es evidente que no todos participarán con el mismo espíritu y con objetivos coincidentes. 

Sigue vigente  aquello de “mucho abarca y poco aprieta” y cuando no hay apriete, y solo amontonamiento  de unos sobre otros, como compradores al asalto en día de liquidación, el riesgo real es que los logros se vayan como arena entre los dedos  y se pierda además la posibilidad de continuar acumulando en términos políticos. 

El Frente fue sacrificio y nobleza desde su concepción y clavó raíces y elevó tallos robustos y como todo crecimiento puede ser desordenado o inadecuado sino se cuida. Javier Miranda, presidente del FA, dio una voz de alerta con respecto a esa multiplicación arbórea de grupos en su seno. Hay que podar. Y no nos convences los consejos del Viejo Vizcacha, acerca de las conveniencias porque  no es con la dispersión que se triunfa, sino con la concentración, y eso es lo que reclaman muchos. Sobre todo los que están fastidiados y son insumisos. 

 

La columna de los insumisos - Nro. 30

Es tiempo de rebeldías y de preguntas que incomoden a las direcciones partidarias

Es tiempo de rebeldías y de preguntas que incomoden a las direcciones partidarias

Por Garabed Arakelian Hace tiempo leí en algún lugar que si se ponen a corregir los errores cometidos a aquellos LEER MAS
  • 1
  • AVISO

    AVISO

    Junto con nuestro saludo de fin de año, les comunicamos que Claridad hace una pausa a lo largo de enero, retomaremos el contacto con ustedes a partir de febrero 2020.
  • 1